Etiquetas

, , , , , , , , ,


Tomarse unos momentos para recuperar el equilibrio

Tomarse unos momentos para recuperar el equilibrio

En las últimas semanas hemos estado hablando de cómo abrirse a los demás para compartir con ellos que se están padeciendo crisis de ansiedad. Hemos hablado de los hijos, de la pareja y de los compañeros de trabajo, porque, normalmente, son los tres tipos de personas con los que pasamos más tiempo reunidos, y porque ellos tienen la capacidad de ayudarnos a combatir.

También hemos empezado a hablar de cosas prácticas que nosotros mismos podemos hacer para cuidarnos más y evitar las crisis. Por ejemplo, dormir mejor y con más calidad.

Sin embargo, recientemente he conocido el caso de una amigo que ha tenido crisis de ansiedad. Su historia es, lamentablemente, bastante familiar para mí. Perdió el trabajo hace un año y no ha encontrado nada que hacer por el momento.

El invierno está siendo largo y frío y las recientes fiestas navideñas tienden a poner un poco más triste a cualquiera que sufra crisis de ansiedad.

Así que a la vuelta de las fiestas navideñas empezó a tener ataques de ansiedad. No era su primera vez, pero nunca hasta ahora había acudido al médico para hablar de ello, así que no sabía que lo que padecía eran las crisis de ansiedad.

Tras su visita al médico, vino a charlar conmigo. Yo le expliqué que estoy trabajando en este blog y me pidió que le diera algunos trucos para superar el fatídico momento de la crisis.

Se los dí, pero no me quedé muy contento. Así que busqué en algunas páginas web expertas algunas ideas que me parecieron buenas y se las volví a dar. Luego pensé que sería bueno compartir con los lectores de este blog esas mismas cosas.

Encontré en el blog Life, Money and Development, unos consejos muy prácticos e interesantes para el momento crítico. Los resumo aquí.

En cuanto se tiene la sensación de que uno se está poniendo demasiado tenso, la sugerencia es la de desconectar de todo lo que se esté haciendo (si se está conduciendo, lo mejor es aparcar y bajarse del coche, obviamente) y:

  • Buscar un lugar tranquilo, silencioso y calmado. Siempre es muy recomendable tener identificado un lugar así con antelación, para tenerlo a mano.
  • Hacer un pequeño ejercicio de estiramiento muscular, como estirar los brazos, sonreir…
  • Ponerse cómodo: sentarse, reclinarse, o adoptar una postura de reposo.
  • Respirar profundamente y de forma lenta y tranquila. Hay que intentar tomarse más segundos en respirar de lo que solemos tomarnos habitualmente.
  • Poner la mente en blanco. Sentir cada parte de nuestro cuerpo, empezando por los pies y continuar arriba hasta la cabeza. Evitar cualquier tentación de sucumbir en un pensamiento nervioso o que nos distraiga. Lo nuestro es concentrarnos en cada parte del cuerpo.
  • Estar así unos minutos, respirando profundamente. Sin prisa. Ser conscientes de que el mundo funcionará exactamente igual aunque nos tomemos ese respiro.
  • Luego, mantenerse sentado unos momentos antes de levantarnos.

Este ejercicio lo podemos repetir todas las veces. Así las cosas es muy recomendable que si nuestro estado es muy nervioso con cada vez más frecuencia, acudamos a ver a un profesional.

Espero que esto sirva, sinceramente.

Un abrazo y ánimo.

Anuncios