Etiquetas

, ,


Dormir bien puede ayudarte a combatir la ansiedad

Dormir bien puede ayudarte a combatir la ansiedad

Tras el post del otro día sobre las crisis de ansiedad y el sueño, hoy propongo algunos consejos para dormir mejor.

Dijimos que la relación entre el sueño y las crisis de ansiedad es doble. Por un lado, no dormir puede ayudar a que las personas sientan ansiedad. Por otro, la ansiedad puede venir acompañada de insomnio.

En una web muy recomendable (clinicadeansiedad.com), he encontrado algunos consejos para dormir mejor y combatir la ansiedad. Los adapto y reproduzco aquí mismo.

Lo primero es seguir unos buenos hábitos y una cierta disciplina. A saber:

Hay que seguir un horario estable. Hay que fijarse un tope para ir a la cama y una hora para levantarse. Hagan lo que hagan en TV, esfuérzate para ir a la cama, aunque tengas pocas ganas. Más adelante, cuando sea un hábito, no te costará nada.

Procura que tu dormitorio sea cómodo. Que tenga buena ventilación y temperatura agradable, sin ruidos, sin luz, sin trastos, con algo de orden. Cuando vayas a la cama debes sentir, de algún modo, que tu dormitorio es un templo del descanso, y no una oficina desordenada.

Practica algo de ejercicio. Siempre es bueno hacer algo de ejercicio, incluso si es suave, incluso si no eres un gran campeón o campeona. El ejercicio quita las tensiones, genera cansancio y te entran ganas de descansar más facilmente. Sin embargo, no es recomendable hacer el ejercicio inmediatamente antes de ir a la cama, puesto que uno puede reactivarse y perder el sueño. Por cierto, practicar sexo no genera insomnio. Todo lo contrario, ayuda a descansar mejor.

No te distraigas en la cama. Intenta no ver la TV en la cama, o escuchar radio, o música estridente, o trabajar. Tampoco es recomendable leer cosas que requieran de tu atención.

Siéntete cómodo. Toma una postura física relajada, no retorcida, y haz que tu ropa para dormir sea fina y no te moleste por estrecha o apretada. Ya sea el pijama, el camisón o las sábanas, haz que estén limpias y sueltas.

Intenta no dormir unas siestas demasiado prolongadas. Tal vez entre semana sea más difícil dormir la siesta, puesto que los que tienen trabajo suelen también comer cerca del trabajo. Pero si tienes ocasión de echar un sueñecito, no te pases. Con diez minutos o un cuarto de hora ya vale. Si duermes más, te costará mucho dormir por la noche.

Procura no cenar copiosamente, ni comer a media noche. En todo caso, evita los dulces y el azúcar. La digestión puede dificultar el sueño o hacerlo de mala calidad. Si comes azúcar, tu cuerpo se sentirá muy tonificado y necesitado de actividad, para “quemar” tantas calorías. Evítalo y, en vez de eso, toma un vaso de leche o una infusión, por ejemplo.

Procura evitar el alcohol y los cafés o tés durante la tarde. Hay quien puede dormir igualmente, aunque tome alcohol o café, pero si ves que ya te resulta difícil dormirte, no te dificultes más con ello.

Ayúdate con un baño relajante o ducha.

Evita discutirte con los demás, o enervarte viendo la tele.

Sigue todos esos consejos y, tal vez, te puedan venir bien para mejorar tu descanso. Y con el descanso, tal vez puedas combatir mejor la ansiedad.

Dicho todo esto, no te olvides de comentar tu insomnio con el médico. Te ayudará definitivamente y de forma profesional.

Suerte!

Anuncios